EL MUSEO


Historia del museo

El Museo de Arte e Historia de Durango se encuentra en el palacio Etxezarreta. Este edificio fue adquirido por el ayuntamiento de Durango en 1984 y en 1986 se abrieron las puertas del museo bajo la dirección de Leopoldo Zugaza.

En un principio el museo albergaba una colección de arte contemporáneo vasco (con obras de propias del museo adquiridas gracias a las exposiciones que organizó Zugaza en las Salas de Cultura de Ezkurdi), colección de historia y etnografía local, la biblioteca y el archivo histórico.

En 1995 la biblioteca se traslada al Palacio Garai y en su lugar se instaló la sala de exposiciones temporales, que anteriormente se realizaban en las Salas de Cultura de Ezkurdi.

Tras las obras realizadas en 2018 con motivo de garantizar la seguridad y accesibilidad del edifico, el museo renovó su colección y distribución. Se ha mantenido el tercer piso donde se alberga la colección de arte contemporáneo vasco con obra de artistas como Zumeta, Balerdi, Herrero o Zubiaurre entre otros muchos. La sala de historia local se encuentra en la primera planta. En ella se puede recorrer la historia de la villa desde la prehistoria hasta la actualidad. En la planta baja y el segundo piso se encuentran las salas de exposiciones temporales. Estas pueden ser tanto de temática artística como histórica, sin dejar de lado el carácter local. En los últimos años han destacado las exposiciones de Picasso, Chillida, Dalí y Durero.

El museo apuesta por la educación y la difusión, por lo que ofrece durante todo el año talleres, cursos, conferencias, visitas guiadas, etc. para todos los público, gratuitas, para garantizar la transmisión de la cultura a toda la ciudadanía.


Palacio Etxezarreta

Antiguamente, la desviación de la calzada que bajaba desde Urkiola hacía su entrada en el núcleo urbano a través de Pinondo-Santa Ana, por lo que el ensanche de Zabala (en la actualidad, San Agustinalde) quedaba reducido a la condición de modesto arrabal. Es con la total renovación de esta área en la segunda mitad del siglo XVII -gracias a la construcción del convento de San Agustín, que da nuevo nombre a la zona- como se inicia el proceso revalorizador de este espacio. La pérdida de protagonismo comercial y artesanal de la villa y la renovación del camino de Urkiola (1782-1787) marginaron definitivamente el casco antiguo de Durango. El palacio de Etxezarreta, situado en San Agustinalde, es el más monumental testigo del triunfo de uno de los ensanches desarrollados en torno al siglo XVI.

Construida a mediados del siglo XVIII por José Joaquín de Echezarreta, se puede encuadrar esta casa dentro del gusto rococó, por la profusa y recargada ornamentación de toda su fachada principal. Sin embargo, Etxezarreta no se aparta de la imagen básica del palacio barroco: planta cuadrada; volumen cúbico; ordenación simétrica y equilibrada de la fachada; empleo jerarquizado de los materiales constructivos, destacando la cara principal frente a las restantes; loggia orientada hacia el sur; presencia de jardín; etc.

Sede del Museo de Arte e Historia de Durango, el palacio de Etxezarreta, adquirido por el Ayuntamiento de Durango en 1984, fue rehabilitado con vistas a su actual destino por D. Federico Arruti, arquitecto municipal, responsable del proyecto y de la dirección. La constitución del Museo se efectuó el mismo año de 1984 y su inauguración tuvo lugar el 13 de junio de 1986.