DURANGO M31m

12 testimonios


Este año se cumple el 85 aniversario del bombardeo de Durango. Teniendo en cuenta esta fecha tan especial, el Museo de Arte e Historia de Durango ha organizado la exposición "31M 12 testimonios".

A partir del trabajo realizado a lo largo de los años por la asociación Durango 1936 kultur Elkartea, hemos recopilado 12 testimonios que vivieron el bombardeo, testimonios orales (que hemos recogido en un vídeo) y biografías de los protagonistas.

Lucia Ganboa Izagirre

03/04/1923 - 06/12/2018
Etxebarri


Nacida en Etxebarri, a los 3 años se trasladó a Durango con su madre y sus dos hermanos.

Cuando estalló la guerra tenía 13 años y vivió varios acontecimientos de aquella época. El 2 de abril de 1937, su casa de la calle Etxebarria fue destruida por las bombas. A la mañana siguiente, justamente el día que cumplía 14 años, se refugió en casa de unos familiares de Lemoa, junto con su madre y su hermana.

Tras varias semanas, y después de una estancia en Bilbao, llegó a Santander. De allí huyó al estado francés, donde vivió cerca de Avignon durante una temporada. Al volver al estado español, y antes de regresar a Durango, estuvo primero en Cataluña, y después en el pueblo valenciano de Alberic. De vuelta en Durango, la madre no fue readmitida en la fábrica de achicoria Baqué, pues la etiquetaban de "separatista indeseable".

Al poco, Lucia comenzó a trabajar en la fábrica Mikeldi, donde conoció a quien sería su esposo, Luis.

En 1958, su marido se marchó a trabajar a Venezuela, y 6 años después, Lucia también partió para allá junto a su hija pequeña. Estuvieron 5 años en Venezuela, hasta que su hija y ella regresaron a Durango, el año 1969. Su marido regresó en 1977, y fue entonces cuando compraron la casa en la Alameda Sancho Estegiz de Durango, donde contaba a sus nietos los episodios de la guerra y la posguerra, con largos relatos cargados de precisión.

Agustín Eskubi Urtiaga

22/04/1922 – 12/03/2018
Durango


Hermano fusilado

Desde Inglaterra, adonde llegó exiliado, Agustín recuerda el Durango de su juventud. La proclamación de la II República, la rebelión fascista, los bombardeos de Durango, la posterior conquista de Durango, la represión fascista y el fusilamiento de su hermano Juan Eskubi constituyen los ejes principales de este entrañable testimonio. Agustín decidió no volver jamás a un régimen fascista o postfascista.

Paco Barreña Elizegi

07/02/1915 - 09/06/2012
Durango


Paco Barreña tenía 19 años cuando se dio el golpe fascista y estalló una guerra que lo marcaría, tanto a él como a su familia, para siempre. En Durango formaron un grupo de unos cien voluntarios, mayormente socialistas, que se integrarían en el 1º Batallón de UGT (conocido después como el Batallón Fulgencio Mateos).

Paco luchó en casi todos los frentes posibles: Markina, Legutio, Intxorta, Peñas de Lemona... Fue hecho preso en Santander a finales de agosto de 1937, junto a miles de voluntarios. Lo internaron en el Fuerte de Santoña para enviarlo después al campo de concentración de Miranda de Ebro. Desde allí lo destinaron a varios Batallones Disciplinarios para ejercer de mano de obra esclava: Espinosa de los Monteros, Sondika, Irurita, África... Volvió a Durango en 1942, después de cumplir su condena.

La familia de Paco, los Barreña-Elizegi, padeció en primera persona el hecho de formar parte del bando perdedor: exilio, cárcel, trabajos forzados… Uno de sus hermanos, Estaban Nikolas Barreña, militante anarquista y miembro del Batallón Malatesta, desapareció del campo de concentración de Santander en octubre de 1937 y nunca más se supo de él, a pesar del empeño de la familia. Paco lo guardó en su memoria mientras vivió.

Natalia Uribelarrea y Miguel Sarrionandia

1927 - 16/07/2016
25/12/1931
Iurreta


Natalia y Miguel eran unos niños cuando se dio el alzamiento fascista. Ambos fueron testigos directos del bombardeo de Durango el 31 de marzo de 1937.

Miguel se trasladó a un caserío de sus familiares en San Bartolomé (Amorebieta), donde vivió momentos de tensión porque los ametrallaban o bombardeaban la zona.

Natalia recuerda especialmente el 31 de marzo de 1937 porque su madre bajó de Garaizar a Durango a vender leche con una vecina, Josefa Uriarte Elejabarrieta. Su madre volvió, pero su amiga falleció bajó las bombas de los fascistas en Andra Mari.

En la época de la dictadura el euskera estaba prohibido en la escuela, y recuerda que sufrían castigos por hablarlo.

Teresa Setién Piedra

1925 – 12/03/2018
Durango


Teresa Setién Piedra perdió a su padre en el bombardeo de Durango (31/03/1937). Hilario Setién fue alcanzado por una bomba de la aviación fascista en la calle Kurutziaga. No fue la única desgracia que padeció la familia. Su madrina, Tiburcia Larrañaga, también falleció a causa de las graves heridas sufridas en el bombardeo. Su primo, Generoso Setién Ortiz, murió en Markina, en el monte Aiuste, tras ser alcanzado por un obús el 10 de octubre de 1936. Su hermano Manolo conoció la cárcel y la represión.

La madre de Teresa y la propia Teresa tuvieron que trabajar duro durante la posguerra en un ambiente franquista asfixiante que no les ofreció ninguna ayuda para sacar adelante a su familia. La historia de Teresa es la historia de una generación de mujeres que pasó toda su vida trabajando y luchando por su familia.

Alberto Barreña Elizegi

1924- 14/01/2017
Durango


Alberto nació en el seno de una familia republicana duranguesa. De jovencito vivió la II República y la guerra. Sus recuerdos nos llevan a las huelgas duranguesas de 1934 y a los asesinatos de 3 durangueses durante las mismas, a la vida socio-política de Durango durante la República, a los bombardeos fascistas, al exilio y a la represión fascista: de su hermano Nicolás, hecho desaparecer del campo de concentración de Santander en el que estaba preso; de su padre Alberto, preso en la guerra; de su hermano Paco, preso y esclavo del fascismo; de sus tíos Joaquín y Ramón Elizegi, desaparecidos durante la guerra; y de numerosos amigos fusilados, encarcelados y represaliados.

Durante la dictadura fascista luchó por la libertad y vivió la represión. En 1951, tres de sus hermanos fueron desterrados de Durango por participar en la huelga del 1º de mayo. En 1968 fue encarcelado de nuevo y posteriormente se exilió al País Vasco Francés, del que regresó tras la muerte de Franco.

Luis Altuna Ercilla

30/06/1925 - 25/05/2016
Durango


Luis Altuna nos narra sus vivencias y recuerdos infantiles y juveniles en tiempos de la República, en los amargos meses del alzamiento fascista, en los duros momentos de los bombardeos de Durango –en los cuales falleció su padre–, en el largo exilio que le tocó vivir, y en la posguerra franquista que reprimió su vida y la de sus familiares. Todas estas vivencias han supuesto mucho durante toda su vida y, aunque reivindica la necesidad de trasmitir la memoria histórica a las nuevas generaciones, el humor también perfuma sus recuerdos: nunca deseó ser un piloto de guerra pero sí un aeronáutico pacifista.

Jose Antonio Olea Garaita

1930 - 27/02/2016
Durango


Dos hermanos y un abuelo fallecidos.

José Antonio sabía algo sobre la guerra y sus consecuencias. En el bombardeo del 31 de marzo de 1937 perdió a sus hermanos Balasi y Daniel y a su abuelo Antolín. Conoció el ambiente adoctrinador y violento de la escuela de posguerra, así como aquel Durango dividido entre perdedores y ganadores.

Con la llegada del siglo XXI, la de José Antonio ha sido una de las voces más escuchadas por la gente de Durango, tanto por adultos como por escolares, especialmente hablando sobre el bombardeo del 31 de marzo.

Rosario Mendibe Atxurra

01/04/1928
Iurreta


Rosario nació en Iurreta (entonces Durango). De niña fue a la Ikastola que estaba en el Batzoki, hasta que empezó la guerra. Vio y oyó el bombardeo desde su casa en Iurreta. Sus padres decidieron huir antes de que entraran los fascistas. De Iurreta a Amorebieta, de Amorebieta a Deusto, y de allí a Solares y a Santander. Cuando regresaron a Iurreta no tenían casa. A su padre le dieron por muerto pero estuvo preso "en los trabajadores". León y Germán Atxurra, hermanos de su madre, se encontraban en prisión. En la escuela fascista lo pasó mal y recuerda que tuvo que bailar ante el obispo fascista Lauzirika. Rosario ha sido testigo en la querella del Ayuntamiento de Durango contra el bombardeo (2017).

Maria Esperanza Igarza Zubiate

11/09/1924
Elorrio


Maria Esperanza Igarza Zubiate nació en Elorrio el 11 de septiembre de 1924, en Ortuburu, pero la familia se mudó pronto a la plaza. Su padre Bernardino y su madre Dorotea regentaron el bar La Parra. Maria Esperanza se casó con Fidel Azkoaga y tomaron las riendas del bar Jakoba.

En casa fueron once hermanos. Cuatro de los hermanos fueron llevados a la guerra con las tropas franquistas. Los hermanos y una hermana de su madre conocieron la cárcel, el exilio y castigos de todo tipo.

Maria Esperanza mantiene aún en la memoria el bombardeo que sufrió Elorrio el 31 de marzo de 1937.

Edurne Gorosarri Garnika

30/06/1925
Durango


Edurne conoció la guerra con los bombardeos que sufrió Durango, el exilio y la humillación a la vuelta a Durango. Antes, los fascistas del pueblo intentaron matar a su madre, pero dispararon e hirieron a su primo Jabier. Edurne y sus hermanos fueron separados de sus padres: encarcelaron a su madre y tuvieron preso a su padre en varios campos de concentración franceses, mientras la familia le había dado por muerto. Edurne salió de Durango a trabajar con 12 años y ya nunca más volvió.

Dominga Estankona Retolaza

1924 – 04/01/2016
Durango


Dominga nos relata la vida cotidiana de una familia duranguesa emprendedora y las vicisitudes a las que tuvo que enfrentarse durante la guerra y después de ella: el bombardeo de Durango, el exilio hasta llegar a Bélgica, la dispersión de la familia, el alejamiento de los hijos, las amenazas y la represión a sus padres, las requisas de los bienes familiares, etc. Tras contarnos su regreso a Durango desde el exilio belga nos brinda sus reflexiones sobre el Durango franquista.


Estas entrevistas han sido obtenidas de las grabaciones realizadas por Durango 1936 kultur Elkartea y adaptadas a la exposición.